IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA
<< > || >>

¿Serás tú él/la siguiente? III

Capítulo III: "Entre manos"

A la mañana siguiente, mientras Óscar andaba en el instituto, Ana estaba en casa terminando de recoger las habitaciones. Cuando entró a la de Óscar se llevó la sorpresa de que volvió a encontrar el curioso libro en blanco, pero esta vez estaba abierto por las páginas de la mitad, cosa que le extrañó ya que no había nada escrito en ninguna de ellas. Aprovechando que estaba sola, se acercó a él para echarle una ojeada y no pudo descubrir nada de él, así que una vez rendida, decidió abandonar la habitación. Mientras cerraba la puerta, miraba todo el dormitorio para asegurarse de que todo había quedado bien y, de repente, se quedó sorprendida observando lo que acababa de descubrir. Decidió entrar de nuevo pero, de repente, un sonido interrumpió el silencio de la casa: era Óscar, que ya había llegado del instituto.

-Mamááááá, ya estoy aquí -dijo Óscar con tono alto.

-Óscar, estoy cansada de decirte que deberías llegar antes y no entretenerte tanto a la vuelta del instituto, ¿no crees? -dijo Ana llegando a la entrada de casa para recibir a su hijo.

-Puf, y yo estoy cansado de tus sermones. Siempre que llego me intentas amargar con tus `discursitos´.

-No intento amargarte, solo quiero que aprendas a ser responsable, que tengas un futuro digno y no seas como yo, una desgraciada.

- Bueno, vamos a comer y después me subiré a mi dormitorio -dijo Óscar desinteresado en la conversación.

Cuando acabaron de comer, Óscar salió de la cocina con un limón escondido bajo el brazo y Ana se quedó bastante sorprendida pero decidió no preguntar y terminar ya con las tareas de casa. Llegada la noche, Ana decidió asomarse al dormitorio de Óscar para darle las buenas noches, pero él se encontraba rendido en la silla de estudio y apoyado sobre el escritorio. Lo más curioso, aparte de que el propio Óscar estuviera sentado en la silla de estudio, era que a su lado tenía el limón cortado por la mitad junto a un cuentagotas y un vaso de cristal. Todo era tan extraño...