IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA IES GAMONARES - LOPERA
<< > || >>

Lengua y Literatura

¿Serás tú el/la siguiente? IV

Óscar percibió la presencia de su madre, pero cansado de sus reproches y para evitar otra de esas interminables discusiones, decidió disimular y seguir ensimismado en su lectura. Sonreía al pensar en la cara que debió de poner al verle con medio limón en el escritorio y se dejó llevar por sus recuerdos más recientes....

            ¿Cómo no lo había visto antes? Y, sobre todo, ¿Cómo había llegado hasta allí?... Apenas hacía tres días que su vida dio un giro inesperado, justo cuando volvía del instituto con la amonestación por haber insultado a don Mariano. Discutió una vez más con su madre, ¿con quién si no? Su padre (igual que su abuelo), desapareció cuando era muy pequeño y vivían solos, en un pequeño piso, un tercero sin ascensor, que apenas podían pagar con el sueldo de cajera de su madre. Cuando subió a su cuarto tiró con fuerza los cojines de su cama con tal fortuna que uno fue a parar a la estantería de los libros que jamás miró y tiró varios al suelo. Por evitar otra regañina se levantó y los colocó en su sitio, pero entonces descubrió uno que había quedado abierto, con un sobre en su interior.

            El libro, titulado “La soledad de la rebeldía", de un tal Jairo García contenía un extraño sobre con un remitente muy especial, Óscar Grimau, su padre. El contenido del sobre fue todavía más sorprendente, una sola frase: “Si tus secretos quieres guardar, con un limón los podrás redactar, aunque primero una llama deberás acercar”. Una enorme sonrisa iluminó su rostro, el libro estaba en blanco, ni una sola palabra, ni una coma… Y lo mejor es que sabía cómo solucionarlo. En el primer trimestre habían hecho un experimento en Física y Química donde la profesora les explicó cómo escribir mensajes invisibles con un limón, aunque como siempre, no había prestado atención a la clase, por primera vez, se arrepintió de no atender a un profesor. Pero para eso estaba “san Google”, solo tuvo que poner dos palabras en el buscador “escribir y limón” y apareció la respuesta en la Wikipedia: Cogemos un limón, un mechero, unos palillos y un folio. Primero exprimimos un limón, después cogemos unos palillos y los mojamos en el zumo de limón y, a continuación, escribimos lo que queramos en un folio y le damos calor”.

               Así comenzó todo, con un mechero pudo leer el mensaje invisible de la primera página: “Hola, Óscar, ya era hora de que abrieras este libro. Llevaba mucho tiempo esperándote, tengo que contarte el misterio de mi partida”.

¿Serás tú el/la siguiente? III

CAPÍTULO 3: ENTRE MANOS

A la mañana siguiente, mientras Óscar andaba en el instituto, Ana estaba en casa terminando de recoger las habitaciones. Cuando entró a la de Óscar se llevó la sorpresa de que volvió a encontrar el curioso libro en blanco, pero esta vez estaba abierto por las páginas de la mitad, cosa que le extrañó ya que no había nada escrito en ninguna de ellas. Aprovechando que estaba sola, se acercó a él para echarle una ojeada y no pudo descubrir nada de él, así que una vez rendida, decidió abandonar la habitación. Mientras cerraba la puerta, miraba todo el dormitorio para asegurarse de que todo había quedado bien y, de repente, se quedó sorprendida observando lo que acababa de descubrir. Decidió entrar de nuevo pero, de repente, un sonido interrumpió el silencio de la casa: era Óscar, que ya había llegado del instituto.

-Mamááááá, ya estoy aquí -dijo Óscar con tono alto.

-Óscar, estoy cansada de decirte que deberías llegar antes y no entretenerte tanto a la vuelta del instituto, ¿no crees? -dijo Ana llegando a la entrada de casa para recibir a su hijo.

-Puf, y yo estoy cansado de tus sermones. Siempre que llego me intentas amargar con tus `discursitos´.

-No intento amargarte, solo quiero que aprendas a ser responsable, que tengas un futuro digno y no seas como yo, una desgraciada.

- Bueno, vamos a comer y después me subiré a mi dormitorio -dijo Óscar desinteresado en la conversación.

Cuando acabaron de comer, Óscar salió de la cocina con un limón escondido bajo el brazo y Ana se quedó bastante sorprendida pero decidió no preguntar y terminar ya con las tareas de casa. Llegada la noche, Ana decidió asomarse al dormitorio de Óscar para darle las buenas noches, pero él se encontraba rendido en la silla de estudio y apoyado sobre el escritorio. Lo más curioso, aparte de que el propio Óscar estuviera sentado en la silla de estudio, era que a su lado tenía el limón cortado por la mitad junto a un cuentagotas y un vaso de cristal. Todo era tan extraño...

¿Serás tú el/la siguiente? Capítulo II

Capítulo II: "El libro misterioso"

“No me lo puedo creer, nuevamente ese niñato ha arruinado otra de mis clases, ¡es imposible trabajar con él!”, manifestaba con furia don Mariano en la sala de profesores. “Así serán el resto de tus clases hasta que consigas ganar su confianza, pero enojarte solo servirá para que logre su objetivo, como se nota que eres nuevo en este mundo…” le dejó caer la señorita Susana, una profesora que se hacía notar por su experiencia aguantando a inelegantes adolescentes.

Súbitamente, el sonido de la puerta interrumpió la conversación, seguido de una dulce y tímida voz que provocó el silencio en la sala.

- ¿Se puede? -sonó tras la puerta sin dejar ver su rostro.

- Adelante -comunicó la señorita Susana con firmeza.

- Hola, soy Ana, la madre de Óscar ¿está don Mariano?

En el fondo de la sala se escuchó una vibrante voz que le porteó hasta el profesor.

-¿Preguntaba por mí? -cuestionó el caballero.

- Solo quería pedirle disculpas por el comportamiento de mi hijo. Me encargaré de que no vuelva a suceder y tomaré medidas. Para su información, ya está castigado -comunicó la honesta madre con resentimiento.

- Se lo agradezco -dijo don Mariano ufanamente.

Ana salió de la habitación y se dirigió hacia la salida del instituto. Allí visualizó todas las orlas que estaban colgadas en la pared, lo que le hizo recordar su dura adolescencia a causa de la muerte de su padre. Aquello cambió su comportamiento y no terminó sus estudios, suceso que no quería que le ocurriera a su hijo, por lo que se estaba esforzando para ello.

Cuando llegó a casa, Óscar estaba en la ducha, y ella se asomó al dormitorio para comprobar cuál había sido su entretenimiento durante toda la tarde. Sorprendentemente, encontró un misterioso libro encima de la cama, lo abrió y se percató de que todas sus hojas estaban en blanco. Su hijo, al verla, se dirigió enfurecido hacia ella y le quitó el libro de las manos escondiéndolo bajo la cama, para seguir a continuación con su lectura. Ana no comprendía la actitud de su hijo al arrebatarle el libro, pues no había contenido alguno en él.

 

¿Serás tú el/la siguiente?

En el seno del Programa ComunicA y, con la finalidad de implementar la expresión y la comprensión escritas, en el I.E.S. Gamonares ha comenzado la construcción de un relato colectivo. Un miembro de nuestra comunidad educativa cuyo nombre no puedo desvelar aún ha creado este texto, que será continuado de forma anónima y discreta (al menos por ahora) por alguno de vosotros. Estad muy atentos, ya que podéis sentir la llamada de la forma más inesperada.

 

CAPÍTULO I “Tarde de castigo”

“Deja de decirme lo que tengo que hacer”, le dijo Óscar a su madre tras escuchar la misma retahíla de amenazas, consejos y reproches de siempre. La misma estructura, el mismo fin: calentarle la cabeza. Una y otra vez. Y él ya estaba harto. “El día menos pensado no vuelven a verme el pelo”, pensaba.

Esa tarde y hasta nueva orden estaba castigado (como siempre en los últimos meses) por haber suspendido varios exámenes pero, sobre todo, por la última notificación que había llegado desde el instituto. Sus padres normalmente le quitaban importancia -casi llegando a ser complacientes- a sus pésimos resultados académicos, le daban ánimos y lo alentaban hacia futuras oportunidades, pero lo que no podían soportar -y así se lo manifestaban cada tanto- era que su actitud no fuese ejemplar, es decir, que sus profesores delatasen sus faltas de respeto. Una actitud que su madre no era capaz de comprender (“¿pero en qué he fallado?”, se preguntaba constantemente). Ese insulto contra don Mariano, uno de tantos, había sido el detonante, la eclosión de una rabia por mucho tiempo contenida por sus padres.

Su madre seguía allí, mirándolo desde el quicio de la puerta, aunque con la mirada perdida y cargada de confusión, ira, e impotencia. Una mirada henchida de resignación con las lágrimas agolpadas al abismo del llanto. Pero a él le era indiferente. “Déjame en paz”, le dijo mentalmente.

Se lo habían quitado todo: el móvil, la tableta, el ordenador, la televisión, las salidas, las actividades de las tardes, hasta el balón de fútbol. "Y ahora qué hago yo”, se preguntaba. Estudiar no, por supuesto. Los estudios le daban absolutamente igual. Total, para lo que servían… Oteó las paredes de su habitación buscando algún refugio en el que mitigar el paso lento de las horas, pero solo encontró algún póster de sus futbolistas preferidos, ya retirados; fotos con sus amigos y hermanos de pequeños, y las tres medallas que había ganado en diversas competiciones de atletismo. De pronto, su mirada fue a parar a un libro solitario del que no se había percatado antes: “La soledad de la rebeldía", de un tal Jairo García, y esa palabra, en ese momento más que en ningún otro, llamó demasiado su atención: “soledad”. Odiaba leer, odiaba los libros, lo odiaba todo. Sumido en ese pensamiento de odio absoluto, se percató de que su madre había desaparecido. Y, ante la falta de opciones, decidió hojear el libro con cuyo título se sentía extrañamente identificado.

Se dirigió hacia él con desgana, anticipando el aburrimiento que de su lectura se desprendería y se tumbó en la cama con él entre las manos. Su aspecto era poco apetecible: un libro de pasta blanda, de color verde oscuro y algo raído por el paso del tiempo. Cruzó las piernas y, al abrir el libro por la primera página, tuvo que parpadear en varias ocasiones ante lo que allí leía escrito. El capítulo I, “Tarde de castigo”, comenzaba así: “Hola, Óscar, ya era hora de que abrieras este libro. Llevaba mucho tiempo esperándote”.

 

SEMANA LITERARIA

La semana del 22 al 26 de abril, con motivo del Día del Libro (23 de abril), el departamento de Lengua Castellana y Literatura preparó una serie de actividades para conocer mejor a Antonio Machado y otras actividades más lúdicas con la finalidad de fomentar la escritura entre nuestro alumnado.

Las actividades fueron:

- elaboración de marcapáginas relacionados con el Día del Libro o Antonio Machado. Algunos ejemplos son:

Asimismo, se realizó el apadrinamiento lector entre 1º de ESO y 2º de Primaria: 

Durante esta actividad, se pudo comprobar, como en años anteriores, el nerviosismo del alumnado de nuestro Centro por volver a su Colegio, así como las ganas y el entusiasmo de demostrar que han dado un paso hacia delante y vuelven como "mayores".

También se hizo un Pasapalabra relacionado con la vida y la obra de Antonio Machado, ya que previamente habían visto en sus clases correspondientes un vídeo donde se hablaba de ello.

Los equipos del Pasapalabra fueron de cada nivel el grupo A y el grupo B, obteniendo dos puntos el ganador de cada nivel en el concurso de "Aulas Wapas". Los resultados fueron:

- en el nivel de primero ganó los dos puntos el grupo B.

- en el nivel de segundo se produjo un empate, por lo que se repartió un punto para cada grupo.

- en el nivel de tercero se produjo un empate, por lo que se repartió un punto para cada grupo.

- en el nivel de cuarto ganó los dos puntos el grupo B. 

Para finalizar, se hicieron caligramas:

 

así como un "tendero de imágenes", donde el alumnado con una serie de imágenes diferentes, extrañas y novedosas nos explicaron oralmente lo que creían qué era y, después, por escrito con una o varias imágenes nos realizaron una historia. Algunas de las cuales están en el apartado "Curiosidades" de la Revista Digital:

Entrega de premios del Concurso de Lectura expresiva 2017/2018

 

Con motivo del Día del Libro (conmemorado el pasado 23 de abril), en el Centro se realizó un Concurso de Lectura Expresiva en los diferentes idiomas que se trabajan aquí.

Tras una selección previa en clase, se paso a la fase final, donde estuvieron representando a su grupo los siguientes alumnos/as:

 

-       En Lengua Castellana y Literatura:

1º A: Ángela Gutiérrez

1º B: Hugo Bellido y Belén Moreno

2º A: Lucía Coca

2º B: Mónica Redondo

3º A: Mª Carmen Cantarero y Álvaro Ruiz

3º B: Antonio Porcel

4º A: María Moreno y María del Caño

4º B: Nerea D. Pantoja y Estefanía Luna

En Inglés:

1º A: Diana López

1º B: Tomás Solórzano

2º A: Francisco Campos

2º B: Alba Ramírez

3º A: Mª Carmen Cantarero

3º B: Heliodoro García

4º A: Julián J. Gallego

4º B: Mª Carmen Atalaya

En Francés:

1º A: Inmaculada Cruz

1º B: Daniel López

2º A: Juan Bruna

2º B: Celia Pérez

3º B: Ángela Santiago

4º B: Alonso Coca 

Tras la deliberación del profesorado implicado en cada idioma, se llegó a la conclusión de que los/as alumnos/as más destacados en cada idioma son:

Inglés:

-          Alba Ramírez (2º B)

-          Heliodoro García (3º B)

Francés:

-          Juan Bruna (2º A)

-          Alonso Coca (4º B)

 

 

Lengua:

-          Lucía Coca (2º A)

-          Antonio Porcel (3º B)

 

Por lo cual, el pasado 24 de mayo, junto a la entrega de los premios del Concurso de Relatos cortos o Poemas patrocinado por el AMPA “Novum Millenium” (también hecho para el Día del Libro), se procedió a la entrega de los premios: material escolar para cada ganador/a.

¡ENHORABUENA A TOD@S

Y

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA PARTICIPACIÓN!

ENTREGA DE LOS PREMIOS DE LA VIII OLIMPÍADA LECTORA

El pasado 21 de junio se procedía a la entrega de los premios de la VIII Olimpíada Lectora organizada por el IES Gamonares para todo su alumnado.

Con este concurso se pretende fomentar el hábito lector, tanto en casa como en el centro, así como en los distintos soportes y las diferentes instalaciones, tanto externas como internas al centro, que existen para ello. Dicho concurso comenzó en octubre de 2017 y ha finalizado en mayo de 2018. 

Desde el centro, queremos agradecer la participación de todo el alumnado, pero especialmente la de:

- Pablo Crespo Gil (2ºB), que ha sido el ganador de 1º y 2º.

- José Francisco Rabasco López (3º B), que ha sido el ganador de 3º y 4º.

El premio ha sido un libro de lectura, acorde con sus intereses y gustos, así como un bolígrafo del Centro.

¡Enhorabuena! y muchas gracias por todo.

FELIZ VERANO Y HASTA EL CURSO QUE VIENE

APADRINAMIENTO LECTOR Y VISITA A LA BIBLIOTECA MUNICIPAL 2018

El pasado 24 de abril, para conmemorar el Día del Libro, nuestros alumnos de 1º ESO prepararon un cuento para leérselo al alumnado de 2º de Primaria del CEIP Miguel de Cervantes.

Ese día fuimos al Colegio, donde se emparejaron los alumnos (uno de nuestro Centro con otro del Colegio) y nuestros alumnos les leyeron el cuento y se lo entregaron, para que, posteriormente, ellos pudieran volver a releerlo en casa o en clase tranquilamente o, incluso, intercambiárselos.

Tras finalizar esta actividad, fuimos a la Biblioteca Municipal de la localidad, donde su encargado, don José Luis Pantoja, nos amenizo la visita contándonos la historia y algunas anécdotas sobre la historia del Colegio y su construcción; así como del nombre de nuestro Centro: IES Gamonares: